Los concejales del Frente Renovador, Ariel Martínez y Daniel Novoa, presentaron un proyecto a fin de que se modifique el artículo 1° de la ordenanza municipal N°24.247, sancionada en septiembre de 2015 a fin de que se incorporen a la reserva natural y área ecológicamente protegida “Bosques de Ciudad Evita” catorce parcelas que fueron omitidas del proyecto original.

Cabe destacar que en dicha ordenanza sancionada hace dos años se incluyó solo a cinco parcelas ( 1191B, 1234D, 1234E, 1234F y 1235B) dentro del área a proteger pero se dejó afuera de la legislación grandes territorios que “resulta indispensable proteger para que en la zona en cuestión no se produzcan inundaciones o altos niveles de contaminación”.

El proyecto original incluía otras seis parcelas (1264A, 1264B, 1264E, 1264F, 1264W y 1264C) las cuales fueron omitidas al momento de sancionar la ordenanza. Estas parcelas constituyen una zona núcleo de humedales  además de ser planicie de inundaciones del Río Matanza que evitan inundaciones de otros barrios.

A su vez, tampoco se incorporaron a dicha ordenanza otras ocho parcelas (953G, 953F, 953M, 953H, 953B, 953ª, 948 y 949G) que tienen no solo un valor ambiental sino también un valor cultural, ya que en ellas el Centro de Registro de Patrimonio  Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Buenos Aires solicitó a la Municipalidad de La Matanza que se realizaran trabajos en los que se extrajeron más de tres mil piezas del alfarería Querandí y otros pueblos más antiguos.

El concejal Daniel Novoa explicó que “estos bosques y humedales aportan innumerables bienes y servicios ecosistémicos como la amortiguación de la cuenca y la decodificación de contaminantes”.

Ante ello, el edil apuntó que “el tema ambiental se debe tomar con la seriedad que se merece y debe ser prioritario porque proteger estas zonas significa pensar no solo en las generaciones actuales sino en las que vendrán para así garantizar un espacio acorde para desarrollar la vida humana en condiciones óptimas”.